anestesia local dentista

Anestesia local en tratamientos odontológicos

Con el fin de evitar que el paciente sufra dolor durante un tratamiento odontológico, en ocasiones será necesario aplicar anestesia local (lidocaína). Este producto es usado con frecuencia ya que tiene bajo riesgo de reacción alérgica. Para el dentista, será más fácil realizar su trabajo cuando el paciente no se queja o se mueve por el dolor. Por ejemplo, para un tratamiento pequeño, como un empaste dental, es probable que se aplique anestesia para adormecer la encía. Aprendamos más sobre la importancia de la anestesia para un tratamiento dental con Clínica Dental Torremolinos.

¿Qué es la anestesia local y para qué sirve en el consultorio dental?

Lo primero que hay que saber es que la anestesia es un medicamento vasoconstrictor. Esto quiere decir que sus componentes promueven la contracción de los vasos sanguíneos, haciendo que se entumezcan en poco tiempo. Después de un par de minutos, la zona a tratar estará totalmente dormida, permitiendo al dentista realizar el procedimiento.

Por otro lado, la lidocaína contiene hidróxido de sodio, un químico que evita la descomposición de este medicamento. Además, también tiene cloruro de sodio, componente que se encarga de estimular la circulación sanguínea. Con esto, nos damos cuenta que es un medicamento totalmente seguro y efectivo para los tratamientos odontológicos.

Tipos de anestesia local

Existen dos tipos de anestesia local que se usan en el consultorio odontológico. La primera inyección se usa para adormecer la región bucal, aunque no necesariamente toda. Por ejemplo, se puede aplicar para solo un lado de la mandíbula. Mientras que la inyección infiltrativa es la que se encarga de dormir una pequeña zona; tal es el caso de la encía alrededor de un diente que será tratado o extraído.

Por lo general, la anestesia local tiene un efecto de aproximadamente 3 horas. Aunque, pasado ese tiempo pudieras sentir que tus labios y lengua siguen dormidos por más tiempo, quizás unas 5 horas.

La razón por la que el efecto no termina en todas partes al mismo tiempo es que este va acabando mientras que el flujo sanguíneo va diluyendo el producto. Esto quiere decir que se va drenando o metabolizando la anestesia a través de tu cuerpo. No te preocupes, es totalmente normal y no causa problemas a la salud. Con el pasar de los minutos verás como el efecto va pasando.

anestesia local en tratamientos dentales

¿Puedo comer después de la anestesia local?

Teniendo en cuenta que la anestesia local adormece toda la zona, incluso los labios, es natural que sea difícil comer o beber. Sin embargo, este proceso de distorsión de la función masticadora es temporal. Una vez que pase el analgésico, podrás comer y beber como siempre. Claro, si tienes adormecida la boca, debes tener cuidado ya que puedes morderte u ocasionarte daño.

Aun cuando no sientas dolor, la herida será notable e incluso, después que pase el efecto, sentirás la molestia de la mordida. Por eso, se recomienda esperar hasta que haya pasado el efecto por completo. Cabe mencionar que no hay un efecto adverso de la comida sobre la zona adormecida. Más bien, se trata de prevenir un accidente.

Por otro lado, en algunas intervenciones, el dentista pudiera recomendar evitar algunos alimentos, con el fin de tener una recuperación adecuada. Tal es el caso de una extracción de un diente o muela, con lo que es mejor evitar alimentos duros, así como demasiado calientes. La razón es que estos pudieran afectar el proceso de coagulación y cicatrización.

A continuación, te mencionamos algunas comidas que se recomiendan después de un tratamiento odontológico:

Cremas o sopas

Aunque se recomienda tomar estos tipos de alimentos para evitar masticar, lo mejor es que sea a una temperatura tibia. Esto para evitar efectos secundarios, sobre todo, si ha quedado una herida o hueco. Gracias a la textura líquida de estos alimentos, se garantiza que los resultados serán óptimos, y que la cicatrización será más rápida.

También son buenas porque aportan vitaminas que fortalecen el organismo. Por ende, además de ayudarte con tu salud en general, promueven la salud bucal.

Gelatina

Sin duda, el alimento que todos deseamos comer después de una intervención dental. No solo por lo deliciosa que es, sino también porque refresca la boca después del proceso. Además, es bueno que no se tenga que masticar, por lo que no afectará la recuperación. Más bien, el frío de la gelatina es buena para la cicatrización.

Helados

Lo mismo que la sugerencia anterior, el helado ayuda a que la cicatrización de las heridas en la boca sea más rápida y sin complicaciones. Esto se debe a que cumple la función de un vasoconstrictor. Por lo que además de desinflamar la zona, es perfecto para calmar las molestias.

Gracias al helado, disminuyen los riesgos de sangrado. Sin embargo, lo mejor es que este sea de fruta, preferiblemente preparado en casa. La razón es que los helados hechos con azúcar procesada inciden negativamente en la coagulación.

Batidos

Siempre que sea de frutas o cereales, se recomiendan estas bebidas después de recibir un tratamiento odontológico. Además de recibir proteínas, vitaminas y minerales, tu cuerpo se sana más rápido. Sin mencionar que es más fácil ingerirlo pues no tienes que masticar.

anestesia local bucal

Efectos secundarios de la anestesia local

Claro, como es un producto extraño, es posible que el organismo reaccione a la anestesia local. Lo bueno es que la lidocaína tiene bajos riesgos de reacción alérgica. Aun así, si presentas los siguientes síntomas, la recomendación es que acudas a cita con tu dentista de confianza:

Hematomas

Este es probablemente el efecto secundario más común. Sin embargo, este aparece más por el pinchazo que recibe la piel con la aguja, más que por la anestesia local. Al inyectar la lidocaína, se maltratan los vasos sanguíneos, por lo que se inflama la zona por la acumulación de sangre. No obstante, no hay peligro con estos efectos que desaparecerán en cuestión de días.

Aceleración del corazón

En algunos pacientes, es posible que la anestesia aumente el ritmo cardiaco. Aunque no es un síntoma de alarma, es necesario que le informes a tu dentista sobre esto. Por lo general, ocurre minutos después de aplicada la anestesia local. No es un efecto que le suceda a todos.

Daño en los nervios

Cuando el paciente siente un dolor extraño en la zona que ha sido inyectada, es posible que suceda porque la aguja ha alcanzado los nervios. En este caso, sentirás adormecimiento por varios días (algunos pacientes lo sienten por semanas). Si te ocurre esto, debes vigilar el proceso y de no ver mejoría, debes pedir cita con el dentista para una evaluación médica adecuada.

Problemas al parpadear

Si tienes dificultad para parpadear, no te alarmes. Este efecto es común después de la aplicación de anestesia local. Tal incapacidad no durará más que unas horas, y una vez que desaparezca por completo el fármaco de tu organismo, verás como la función vuelve a su normalidad.

Ahora bien, para evitar la resequedad en los ojos, lo mejor es que el doctor te lo cierre. Y aun cuando no es un efecto que sea permanente o sea de causa de alarma, se recomienda que le informes al dentista sobre lo que está pasando. De manera que este pueda darte sugerencias que promuevan una buena recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.